“Aposté por PrideCom porque vi que hacían algo nuevo y necesario”