“En PrideCom, el talento no entiende de género”