“Lo único constante es el cambio” y la comunicación interna te ayudará a gestionarlo

El cambio en las organizaciones es constante: digitalización, talento y rotación, expansión empresarial, innovación… Y adaptarse a estas circunstancias de forma ágil y resiliente es clave para la sostenibilidad de la compañía. En este entorno de continua transformación, la comunicación interna juega un papel muy importante en ayudar a los equipos y a las personas a entender el porqué del cambio, aceptarlo y vivirlo.

La crisis del COVID-19, la Gran Dimisión, la falta de talento digital, la incertidumbre ante el avance de la inteligencia artificial… Y si echamos la vista atrás podemos seguir enumerando multitud de cambios y desafíos que han obligado a las compañías a adaptarse a nuevas circunstancias. ¿Qué han necesitado todas ellas para superar esta transición con éxito? Una estrategia de comunicación interna ágil y conectada con la realidad de los empleados.

De qué hablamos cuando hablamos de transformación cultural

Podemos decir que es la propia rutina de las empresas, simplemente varía el enfoque o la necesidad, según los cambios que sucedan en la sociedad y su entorno. Y como hemos leído tantas veces de Heráclito, “lo único constante en la vida es el cambio”.

Tanto si se trata de una transformación hacia la digitalización, una nueva estrategia de negocio, adaptarse al modelo híbrido, reenfocar los valores corporativos o cambiar los procesos de trabajo habitual. Siempre habrá algún motivo que nos obligue a actualizar nuestra compañía, y la clave del éxito, más allá del propio plan técnico para la transición, es escuchar de forma activa, entender a tus personas y definir la mejor forma de comunicarte y llegar a ellos. ¿Cómo? Activando herramientas para recoger feedback de tus empleados: encuesta de clima, pulses de comunicación interna, focus group sobre experiencia empleado… Lo ideal es que al menos una vez al año midas el sentimiento de la transformación y cómo se está viviendo.

Y al igual que decimos que no podemos vender una idea o un proyecto si no creemos en él, tampoco seremos capaces de tener un equipo y unas personas motivadas si no conectan con nuestro propósito de transformación. Y aquí la comunicación interna será tu mejor aliado.

Si no entiendo y conecto con el cambio, no me implico

Para que la comunicación interna realmente sea palanca de cambio, debe ser empática y explicativa. Tiene que reflejar la realidad de los colaboradores en la empresa, así serán capaces de conectar con ella y, sobre todo, entenderla y definirla igual que tú.

¿Qué significa la excelencia?, ¿la colaboración en remoto?, ¿estar orientado a resultados?, ¿trabajar de forma smart? Puede no suponer lo mismo para todos o, dicho de otra forma, puede que cada uno actúe distinto frente a esas palabras. El secreto es sencillo: primero pregunta para asegurarte que tus empleados lo entienden como tú o saber dónde está el ‘gap’, y luego explica de forma sencilla y cercana, con ejemplos de prácticas lo más reales posibles y aplicables en su día a día. Materiales como videos testimoniales o infografías explicativas te ayudarán a transmitir los comportamientos esperados y aspectos de tu transformación de forma didáctica y sencilla.

¡Y no te olvides de mantener encendida la llama! Los cambios no se consiguen de un día para otro. Consolida tus mensajes de forma gradual y apóyate en actividades experienciales como eventos o talleres y comunicaciones tipo cápsula a través de redes sociales internas que generen conversación y participación. ¡Si quieres que se comprometan, haz que se sientan parte activa del proceso!

La estrella polar de la transformación

Toda transformación tiene un propósito claro y podemos entender su concepto, pero ¿quién nos guía durante el proceso? Los líderes de la compañía.

En primer lugar, contamos con la dirección. Ellos son los emisores del mensaje principal, quienes transmiten la autoridad e importancia de este cambio, explicando los beneficios y el camino que seguiremos como equipo. Pero ellos no suelen tener la llave que realmente produce el cambio de “chip” en la plantilla. Son los mandos intermedios los que realmente pueden hacer que cale en todas las personas y que tenga un efecto tangible en el día a día de los colaboradores.

Los managers son un canal más de tu plan de comunicación interna, además de los mejores modelos a seguir. Ellos deben ser los primeros en conocer estos cambios, entenderlos y transmitirlos a sus equipos, adaptándolo a sus realidades concretas, sus puestos de trabajo o dinámicas. Así que no dudes en informarlos, formarlos y apoyarlos para que sean verdaderos embajadores de la transformación.

Además de los líderes, también es útil contar con el apoyo de compañeros que de forma natural ya inspiren a tu plantilla y conecten con la propia transformación por su antigüedad y conocimiento, su área de negocio, etc. Ellos completarán tu equipo de influencers y harán que tu estrategia de comunicación sea más cercana.

Los cambios no suelen ser fáciles, y los equipos pueden tener dudas o reticencias. Así que no olvides el buen mix de la transformación: define tu propósito de forma clara y tangible + prepara tu plan de comunicación interna + escoge los mejores canales internos + apóyate en los líderes de la compañía e influenciadores orgánicos + sé didáctico, empático y promueve las iniciativas experienciales.

¿Quieres que tus personas conecten con tu transformación? ¡Esto va muy rápido, hablemos ahora!

Post by PrideCom

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *