La propuesta de valor al empleado, o Employee Value Proposition (EVP), es un elemento clave en la estrategia de atracción y retención de talento en las organizaciones.

Así que si no lo conoces y quieres saber qué es una EVP y cómo puedes construirla eficazmente para mejorar la satisfacción y lealtad de tus empleados, alineándola con las metas y objetivos de tu empresa, ¡sigue leyendo!

¿Qué es la Employee Value Proposition?

La Employee Value Proposition representa el conjunto de ofertas y valores que una empresa proporciona a sus empleados a cambio de sus habilidades, capacidades y experiencias.

Es por eso por lo que suele decirse que una EVP eficaz no sirve para atraer al talento, sino sobre todo para retener a los empleados a largo plazo al ofrecerles un lugar de trabajo atractivo y motivador.

Qué es el employee value proposition

Elementos clave de una propuesta de valor al empleado

Una Employee Value Proposition (EVP) eficaz debe destacar claramente los beneficios y oportunidades que ofrece una organización a sus empleados. Veamos algunos de los componentes fundamentales que contribuyen a una EVP sólida y atractiva:

Compensación y beneficios

Una compensación adecuada y competitiva es esencial para atraer y retener talento. Esto incluye, además de un buen salario, otros beneficios tangibles como, por ejemplo, seguros de salud, planes de pensiones, bonificaciones y otros incentivos financieros.

Dicho esto, para que la compensación y los beneficios sean efectivamente atractivos, deben ser percibidos como justos y estar perfectamente alineados tanto con las expectativas del mercado como con las necesidades individuales de los empleados.

Y es que, solo ofreciendo una propuesta de valor personalizada, es posible crear una Employee Value Proposition capaz de atraer candidatos y retener empleados.

Oportunidades de desarrollo y crecimiento

Fomentar el desarrollo profesional ofrece un beneficio doble: por un lado, a los empleados, al ofrecerles la posibilidad de avanzar en sus carreras y, por otro, a las empresas, al ayudarles a mejorar la calificación de su plantilla y sus tasas de motivación.

Algunas de las fórmulas más frecuentes son los programas de capacitación, el acceso a cursos y certificaciones, las mentorías y la creación de nuevos proyectos que permitan a los empleados adquirir nuevas habilidades y competencias, tanto en su campo como en otros.

Todas estas oportunidades deben ser comunicadas claramente como parte de la EVP, demostrando así el compromiso de la empresa con el crecimiento personal y profesional de sus empleados, lo que, a la larga, puede ayudar enormemente a retener talento y mejorar los niveles de satisfacción y productividad en el trabajo.

Cultura y valores empresariales

La cultura y los valores de una empresa son vitales para que los empleados se sientan parte de algo más grande que ellos mismos.

Tal y como ponen de manifiesto diferentes estudios al respecto, una Employee Value Proposition que resalta una cultura organizacional positiva, inclusiva y alineada con valores éticos y sostenibles puede resultar enormemente atractiva.

Algunas de las prácticas que resultan más efectivas para potenciar este atractivo son las relacionadas con el fomento de la diversidad, la inclusión, la equidad y el respeto mutuo.

También está demostrado que la alineación de los valores empresariales con las expectativas y valores personales de los empleados fortalece su compromiso y satisfacción, ya que se sienten orgullosos de su lugar de trabajo y conectados con la misión y visión de la empresa.

Queda claro, pues, que una cultura positiva asentada sobre valores compartidos es esencial a la hora de crear un ambiente de trabajo donde los empleados no solo quieran entrar, sino también permanecer.

Ahora bien, ¿cómo se puede desarrollar eficazmente una propuesta de EVP? A continuación, te explicamos todo lo que necesitas saber para optimizar al máximo tu Propuesta de Valor al Empleado.

Cultura empresarial como employee value proposition

¿Cómo desarrollar una Employee Value Proposition con ejemplos de manera efectiva?

Ahora que ya sabes qué es la Propuesta de Valor al Empleado (EVP), es el momento de detallar los pasos necesarios para implementarla correctamente en una empresa:

1. Evaluación inicial de la empresa

Antes de tomar cualquier medida de mejora es fundamental determinar los motivos por los que deseas que tu empresa brinde mejores beneficios a sus empleados.

El objetivo de este primer paso es generar un conjunto de ideas y sugerencias sobre aspectos tangibles e intangibles que evaluar como punto de partida. Para ello, pregúntate:

  • ¿Cuáles son tus metas?
  • ¿Necesitas captar más talento?
  • ¿Buscas fomentar la expresión del talento en tu empresa?
  • ¿Quieres incrementar la productividad?

2. Conoce a tu plantilla

Tan importante o más que saber los motivos por los que deseas mejorar la propuesta de valor a tus empleados es conocer qué aprecian, qué aspectos destacarían o qué podría mejorarse.

Y es que, sin unas respuestas claras a estas preguntas, es imposible diseñar una EVP efectiva.

Para obtener esta información te recomendamos recurrir a encuestas anónimas e incluir preguntas como las siguientes:

  • ¿Qué beneficios que ya recibes de la empresa valoras más y cuáles menos?
  • ¿Qué tan satisfecho estás con tu puesto de trabajo?
  • ¿Qué cambios realizarías?
  • ¿Qué crees que haría falta para alinear tus intereses con los de la empresa?
  • ¿Qué otros beneficios desearías como empleado?

También puedes realizar encuestas de clima, si quieres conocer cómo accede a este post→ Encuesta de clima: cómo generar impacto en tu organización.

3. Elaboración de la EVP

Una vez tengas recopilada y analizada la información extraída de los primeros dos pasos, será cuando estés en condiciones de crear tu EVP.

Durante todo el proceso de elaboración de la Employee Value Proposition ten presente la necesidad de que todos los elementos que la compongan reflejen tanto la cultura y los valores de la organización como las necesidades de los empleados.

4. Plan de comunicación

En cuanto lo tengas listo llegará el momento de diseñar un plan de comunicación interna efectivo para garantizar que la propuesta llegue a todos los empleados de la empresa.

Este plan debe ser concebido, diseñado y puesto en marcha por un equipo formado por personal con distintos perfiles para que estos puedan aportar diferentes puntos de vista y resaltar de manera más efectiva las ventajas que ofrece la EVP.

5. Implementación

Una vez definida la propuesta de valor para los empleados, arriba el momento más delicado, implementarla y promoverla tanto interna como externamente.
Recuerda que es vital integrar la estrategia de EVP en los procesos de reclutamiento para conseguir atraer talento de forma más fácil y efectiva.

Ahora que ya conoces qué es la Employee Value Proposition y cómo construirla, tan solo te queda ponerte manos a la obra, desde PrideCom te ayudamos a través de nuestros servicios de employer branding. El crecimiento y la sostenibilidad de tu proyecto están en juego, ¡contacta con nosotros!

Post by PrideCom

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *